domingo, 26 de mayo de 2013

A LA ENTRADA DEL SILENCIO

Van los hombres y las cosas 
hacia la estancia primera.
La travesía es la voz. 
Del monzón de arenas
emerge lo olvidado,
el polvo se levanta 
en pequeños círculos.
Van a la entrada
del silencio.
A lo largo 
la quietud,
la sagrada quietud 
del sueño que los sueña...

Jeannette Lozano

EN LA VERDE ORILLA...

...Por sólo un cabello el Sol
De sus rayos diera mil,
Solicitando invidioso
El que se quedaba allí
En la verde orilla...

Luis de Góngora

LOS DÍAS SOLOS

...Amar la soledad de cualquier día
Desear los días solos en silencio
y dar aliento a tus horas.
Conságrate a la vida sin temores
vive esa pirámide de fuego
que a tu edad se lleva dentro...

 Marita Troiano

DIVERTIDÍSIMOS PASEOS

...ciertos divertidísimos paseos,
ciertos bailes sin mayor consecuencia
que continuar el viaje!...

Pablo Neruda

RUTAS DIFERENTES

...Mientras tú subes a la montaña, yo bajo al mar.
Te internas en la selva y yo cruzo el desierto.
Cuando vas hacia el Sur, yo voy al Norte.
Total que siempre vamos por rutas diferentes...

Martínez Orantes Eugenio

AGUA DORMIDA

Agua dormida,
agua que contrastas con mi vida,
agua desierta...

Francisco González Léon

AQUÍ

Aquí en la soledad, de esfe paraje
donde ojos no hay que miren a hurtadillas
ni oídos prestos al espionaje...

Manuel Magallanes Moure

EL TIEMPO

El tiempo. El tiempo. El tiempo.
A cada paso estamos librándonos de sus abrazos
Oímos masticar sus aguas asfixiantes
Imaginamos su risa y callamos...

Andre Cruchaga

SI TE REVUELCA LA OLA...

Si te revuelca la ola
procura que sea joven,
esbelta, ardiente,

te dejará molido el cuerpo
y el corazón más grande;

cuídate de las olas
retóricas y viejas,
de las olas con prisa...

Fabio Morábito

UN TREN CON CUATRO ESTACIONES

Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos...

Rafael de León

EL INVIERNO

El invierno recrudece la melancolía de la tortuga ecuestre
El invierno la viste de armiño sangriento
El invierno tiene pies de madera y ojos de zapato...

César Moro