viernes, 27 de septiembre de 2013

ALMACÉN DE SOMBRAS

...el almacén de sombras del poniente,
los motines y desórdenes del viento,
el cambio de domicilio de los pájaros,
la hora de apertura de los luceros...

Jorge Carrera Andrade

LAS HUELLAS DULCES

...El mar,
voz de una libre grandeza
pero inocencia enemiga en los recuerdos,
tan rápido en borrar las huellas dulces
de un pensamiento fiel...

Giuseppe Ungaretti

OTOÑO

Aquí llega el otoño, con su voz de ceniza,
desalentando sueños, cubriendo de hojarasca
las imágenes rotas que el corazón conoce.

Jon Juaristi

DESPUÉS

...después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad...

Mario Benedetti

SE EQUIVOCÓ

...Por ir al norte fue al sur,
creyó que el trigo era el agua.
Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana...

Rafael Alberti

LA DIFERENCIA

...Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo, 
Yo tomé el menos transitado, 
Y eso hizo toda la diferencia.

Robert Frost

LA LUZ ENTRE LOS ÁRBOLES

...Se ha parado la luz entre los árboles,
ejército dormido. Los despierta
el viento con banderas de follajes...

Octavio Paz

sábado, 21 de septiembre de 2013

EN DOS

Tu risa pertenece a un árbol entreabierto
por un rayo, por un relámpago plateado
que desde el cielo cae quebrándose en la copa,
partiendo en dos el árbol con una sola espada...

Pablo Neruda

AYER TE PENSÉ

Ayer te pensé o soñé que estabas en casa
y te pensé o soñé como eras hace mucho
bajo un cielo que era también como hace mucho
esas cosas de hombre de niño que uno tiene
te soñé como eras cuando yo no era éste
y te pensé después
y anduviste girando en mi cabeza
durante todo el día...

José Antonio Cedrón

TENGO

...Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
no country,
no jailáif,
no tenis y no yacht,
sino de playa en playa y ola en ola,
gigante azul abierto democrático:
en fin, el mar...

Nicolas Guillen

TIERRA SOLA

Huele a soledad el campo
tan breve, tan sin sentido,
bajo un firmamento abierto
de par en par.
¡Apetito
de tierra sola, de tierra
desterrada, de caminos
que nunca llegan a Roma!...

Victoriano Cremer