sábado, 12 de noviembre de 2016

DORADO HASTA MUY LEJOS


Todo era azul delante de aquellos ojos y era
verde hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos.
Porque el color hallaba su encarnación primera
dentro de aquellos ojos de frágiles reflejos...

Miguel Hernández